En el entorno del marketing y las ventas suele surgir una cuestión que genera cierta controversia: ¿el networking es un talento innato o una habilidad que se puede aprender? ¿Algunas personas nacen con una capacidad innata para forjar relaciones profesionales mientras que otras simplemente no lo hacen? Despejamos dudas sobre cómo hacer networking e interactuar con tu red de contactos en este artículo.

En este artículo
  • El networking puede ser aprendido y perfeccionado por cualquier persona, independientemente de su personalidad o predisposiciones iniciales.
  • Aunque algunas personas pueden tener una ventaja inicial en el networking, argumentar que esta es la única vía hacia el éxito sería un error.
  • La mentalidad de crecimiento, que sostiene que las habilidades pueden ser aprendidas y desarrolladas, es útil para aprender networking.
  • El networking consiste en un conjunto de habilidades que abarcan la capacidad de escuchar activamente, mostrar empatía, entender y respetar las diferencias culturales, establecer objetivos claros, mantener el contacto a largo plazo y ofrecer valor a los demás.
  • Aprender cómo hacer networking requiere práctica, conocimiento y perseverancia.
  • Existen recursos como cursos online, seminarios, libros y tutoría que pueden ayudar a adquirir conocimientos sobre cómo relacionarte para hcer networking.
  • Algunas técnicas para mejorar las habilidades de networking incluyen la escucha activa, el establecimiento de metas, la asistencia a eventos y el uso de plataformas digitales.
  • La comunicación efectiva y la capacidad de adaptarse a diferentes audiencias son fundamentales en el networking.
  • El networking es un viaje de aprendizaje continuo y requiere evaluación y mejora constante.
  • Cualquier persona puede aprender y dominar el arte del networking si se compromete con el proceso.

El mito del talento innato para el networking

¿Quieres ir a un evento de networking para conocer personas de tu sector, pero te da pánico no estar a la altura? ¿Crees que no tienes suficiente talento para dar la talla en estos eventos?

Mucha gente está en la misma situación. Todos sabemos lo importante que es crear redes de contactos profesionales, pero son muchos los que temen no hacerlo bien. 

Pero a hacer networking se aprende. 

Con mucha frecuencia caemos en la trampa de creer que ciertas habilidades, como el networking, son dones innatos que solo unos pocos afortunados poseen. Esta creencia surge de la observación de personas que parecen moverse con facilidad en eventos sociales y profesionales, estableciendo conexiones con soltura y colectando contactos como quien colecciona sellos.

Pero, ¿qué hay de cierto en esta afirmación?

Es innegable que algunas personas pueden tener una predisposición natural hacia la socialización y la creación de relaciones. Para ellos crear conexiones y ampliar su número de contactos parece coser y cantar. Tal vez les resulte fácil entablar conversaciones con desconocidos, o quizás tengan un encanto personal que atrae a las personas hacia ellas. Estas personas parecen haber nacido con una habilidad innata para el networking.

Pero, ¿es este el único camino hacia el éxito en la creación de redes?

La respuesta corta es no.

Aunque algunas personas tienen una ventaja inicial, argumentar que esta es la única vía para ser eficaz en el networking sería un gran error. La naturaleza versus crianza es un debate que se aplica aquí como en cualquier otro aspecto de la personalidad humana y las habilidades que desarrollamos.

Para empezar, no existen pruebas concluyentes de que el networking sea un talento exclusivamente innato. Por el contrario, muchos expertos sostienen que la capacidad para hacer networking empresarial es una competencia que puede ser aprendida y cultivada por cualquier persona, independientemente de su personalidad o predisposiciones iniciales.

De hecho, este mito del talento innato para el networking puede ser perjudicial, porque puede llevar a las personas a creer que están condenadas al fracaso si no nacieron con ese «don». Este tipo de mentalidad fija puede impedir el crecimiento personal y profesional, y puede limitar las oportunidades de aquellos que la poseen.

En cambio, la mentalidad de crecimiento, que sostiene que las habilidades pueden ser aprendidas y desarrolladas, abre un mundo de posibilidades. Esta mentalidad es particularmente útil cuando se trata de aprender networking, una habilidad clave para la vida personal y profesional en nuestra sociedad cada vez más interconectada, donde tener y saber gestionar una buena red de contactos profesionales es cada vez más relevante. 

Libro recomendado: El libro del networking: Las 15 claves para relacionarte socialmente con éxito

El networking como habilidad aprendida

A pesar de los mitos y creencias populares que hemos explorado, la evidencia científica y empírica nos lleva a una conclusión diferente: el networking es, en realidad, una habilidad que se puede aprender y perfeccionar.

No importa lo introvertido, tímido o poco sociable que creas ser: con la formación y las técnicas adecuadas, puedes convertirte en un experto en networking.

Numerosos estudios y experimentos han demostrado que, con práctica y educación, cualquiera puede mejorar sus habilidades de networking. Por ejemplo, una investigación de la Universidad de Stanford encontró que, tras un curso de formación en networking, los participantes mejoraron significativamente sus habilidades de establecer contactos y de mantener relaciones profesionales efectivas.

En este sentido, es esencial comprender que el networking no es simplemente una cuestión de establecer relaciones y «charlar» con otras personas.

Por el contrario, en el mundo empresarial, el networking consiste en un conjunto de habilidades que abarca la capacidad de escuchar activamente, mostrar empatía, entender y respetar las diferencias culturales, establecer objetivos claros para las interacciones, mantener el contacto a largo plazo y, sobre todo, ofrecer valor a los demás antes de esperar recibirlo.

Como cualquier otra habilidad, aprender networking requiere práctica, conocimiento y perseverancia. Necesitas estudiar las técnicas y métodos probados, practicarlos en situaciones reales y estar dispuesto a aprender de tus errores y fracasos.

La clave es aplicar de manera consistente lo que aprendes y estar abierto a la retroalimentación y la mejora continua.

Además, aprender networking es un viaje, no un destino. Incluso los profesionales más experimentados en networking siguen aprendiendo y mejorando. Continúan asistiendo a eventos, cursos de formación y seminarios, y siempre buscan formas de mejorar y expandir sus redes.

Libro recomendado: Creando Conexiones: Guía práctica para iniciarte en el Networking

Cómo puedes aprender estrategias de networking

Como hemos visto, el networking es una habilidad multifacética. Sí, puede parecer intimidante al principio, pero al desglosar su aprendizaje en pasos más manejables y comprensibles, puedes iniciar tu viaje para convertirte en un experto en networking.

Eso sí, no pierdas de vista que adquirir conocimientos sobre networking no es una tarea que se realiza de la noche a la mañana. Requiere tiempo, esfuerzo y una actitud de aprendizaje constante.

Sin embargo, con los recursos adecuados y un compromiso con el aprendizaje, puedes adquirir los conocimientos necesarios para hacer networking de manera efectiva.

Teniendo esto en cuenta, a continuación analizaremos las claves que te ayudarán a desarrollar tus habilidades de networking.


Entender el valor del networking


La base de cualquier aprendizaje eficaz es comprender por qué ese aprendizaje es importante.

En el caso del networking, su valor reside en su capacidad para fomentar relaciones significativas y beneficiosas. El networking no es simplemente una cuestión de conocer a la mayor cantidad de personas posible. Es un proceso deliberado de construcción de relaciones que se basa en la reciprocidad y el beneficio mutuo.

Además, el networking tiene un valor inmenso tanto en la vida personal como profesional. Puede abrir puertas a nuevas oportunidades, mejorar tu conocimiento y comprensión del mundo y proporcionarte apoyo en momentos de desafío. Reconocer estos beneficios es el primer paso para aprender a hacer networking eficazmente.


Adquirir conocimientos sobre networking


Comprender el valor del networking es solo el primer paso en tu viaje para convertirte en un experto en este campo. Una vez que hayas internalizado la importancia del networking, el siguiente paso es adquirir los conocimientos necesarios para hacer networking de manera efectiva.

Existen una variedad de recursos que pueden ayudarte a adquirir estos conocimientos. Los vemos a continuación.

Cursos online

Los cursos online son otra excelente forma de aprender sobre networking. Plataformas como Coursera, LinkedIn Learning y Udemy ofrecen cursos de networking impartidos por expertos en el campo. Estos cursos suelen incluir lecciones en vídeo, lecturas, ejercicios prácticos y foros de discusión donde puedes interactuar con otros estudiantes.

Seminarios y talleres

Asistir a seminarios y talleres de networking puede proporcionarte una experiencia de aprendizaje más práctica e interactiva. Estos eventos te permiten aprender de expertos en tiempo real, hacer preguntas, participar en ejercicios y prácticas de role-play y, por supuesto, hacer networking con otros asistentes.

Tutoría y coaching

Si prefieres un enfoque de aprendizaje más personalizado, puedes considerar trabajar con un mentor o un coach de networking. Un mentor o coach puede proporcionarte orientación personalizada, feedback constructivo y apoyo continuo para ayudarte a mejorar tus habilidades de networking.

Libros sobre networking

Numerosos autores reconocidos han escrito libros que proporcionan una visión detallada y profunda del arte del networking. Estos libros pueden ayudarte a comprender la teoría subyacente del networking, aprender estrategias y técnicas eficaces y obtener consejos prácticos para aplicar en situaciones de la vida real.

Algunos títulos populares incluyen «Nunca comas solo: Networking para optimizar tus relaciones personales» de Keith Ferrazzi y «Cómo ganar amigos e influir sobre las personas» de Dale Carnegie.

PROMO: PRUEBA GRATUITA de 30 días de Kindle Unlimited 🚀 Ponte al día sobre Emprendimiento y Networking sin pagar nada durante un mes


Técnicas para mejorar las habilidades de networking


Existen diversas técnicas que puedes emplear para mejorar tus habilidades de networking. Estas incluyen:

  • Escucha activa, que te permite entender realmente a la otra persona y establecer una conexión más profunda.
  • Establecimiento de metas de networking, que te da una dirección clara y te ayuda a centrarte en las conexiones más relevantes y valiosas.
  • Asistencia a eventos y reuniones de networking, que te proporciona oportunidades para poner en práctica tus habilidades.

Además, en la era digital en la que vivimos, la utilización de plataformas digitales para hacer networking online se ha vuelto cada vez más importante. Las redes sociales y las plataformas de networking profesional, como LinkedIn, pueden ser herramientas extremadamente útiles para mantener y fortalecer las relaciones, además de para ampliar tu red de contactos.


Desarrollo de habilidades de comunicación


Dominar la comunicación efectiva es un elemento esencial en el arte del networking. Cuando hablamos de comunicación en este contexto, no solo nos referimos a la capacidad de transmitir ideas de forma clara y persuasiva, sino también a la habilidad de escuchar y comprender a los demás.

En primer lugar, la capacidad de presentarte de manera efectiva es fundamental. Esto implica ser capaz de explicar quién eres, qué haces y qué te diferencia de los demás de manera concisa y atractiva. A esto se le conoce a menudo como tu elevator pitch. Deberías ser capaz de comunicar tu propuesta de valor en el tiempo que dura un viaje en ascensor.

Además, es esencial ser capaz de expresar tus ideas de manera clara y convincente. Esto requiere una comprensión profunda de tu campo y de tus propios valores y objetivos. También necesitas la habilidad de adaptar tu mensaje a diferentes audiencias.

Por último, debes ser un buen oyente. La escucha activa, es decir, escuchar con el propósito de entender realmente y no solo para responder, es una habilidad muy valorada en el networking. Mostrar empatía y demostrar a los demás que valoras sus ideas y opiniones puede ayudarte a construir relaciones más sólidas y significativas.


Práctica y perseverancia en el networking


Como cualquier otra habilidad, el networking requiere práctica y perseverancia. Puede ser un desafío incómodo y abrumador al principio, especialmente si eres introvertido o tímido. Sin embargo, con el tiempo y la práctica, te familiarizarás con el proceso y te sentirás más cómodo y seguro.

Es importante no desanimarse si las cosas no salen bien al principio. No todos los intentos de networking darán como resultado una conexión exitosa, y eso está bien. El fracaso es una parte integral del proceso de aprendizaje. Recuerda que aprender networking es un proceso que requiere tiempo y paciencia.


Evaluación y mejora continua


Finalmente, el proceso de aprender networking no se detiene una vez que hayas desarrollado cierto nivel de habilidad. Siempre es necesario  evaluar regularmente tu progreso y buscar formas de mejorar.

Este proceso de evaluación puede implicar varias estrategias. Por ejemplo, puedes pedir feedback a otros sobre tus habilidades de networking. También puedes reflexionar sobre tus interacciones pasadas, analizar lo que funcionó y lo que no, y usar estos insights para mejorar tus futuras interacciones. Asimismo, siempre debes estar buscando nuevas oportunidades de aprendizaje y crecimiento.

No olvides que el networking es un viaje de aprendizaje continuo. Independientemente de lo experto que te vuelvas, siempre hay espacio para el crecimiento profesional.

¿Necesitas herramientas para hacer crecer tu negocio? Tienes las mejores ofertas en software y herramientas para emprendedores en Appsumo.

Sí, tú también puedes aprender habilidades de networking

A pesar de que algunas personas pueden tener una inclinación natural hacia el networking, esto no significa que sea un talento exclusivamente innato. En realidad, el networking es una habilidad que se puede aprender, desarrollar y perfeccionar, independientemente de tu personalidad o experiencia previa.

Comprender el valor del networking es el primer paso esencial en este proceso. Una vez que entiendas cómo las conexiones significativas pueden enriquecer tu vida profesional y personal, estarás motivado para adquirir las habilidades necesarias para ser eficaz en el networking.

El siguiente paso es aprender y aplicar técnicas de networking efectivas. Esto puede incluir el desarrollo de habilidades de comunicación, el establecimiento de metas de networking, la asistencia a eventos, la utilización de herramientas digitales y la práctica constante.

Finalmente, la perseverancia y la paciencia son vitales en este proceso de aprendizaje. Puedes encontrar desafíos y obstáculos en el camino, pero con la práctica constante y la actitud correcta, puedes superarlos y convertirte en un profesional del networking.

Por lo tanto, si estás dispuesto a comprometerte con el proceso, no hay nada que te impida aprender y dominar el arte del networking.

Todo el mundo puede conocer gente. Sin embargo, la esencia del networking no tiene nada que ver con ser el más extrovertido o el más popular; se trata de hacer conexiones y construir relaciones significativas y beneficiosas, y esto es algo que todos podemos aprender a hacer.  

A medida que la tecnología avanza, la importancia de la conexión humana se vuelve aún más vital en el mundo del networking».

Reid Hoffman