La estrategia tiene un papel fundamental para el éxito de la empresa. De hecho, la dirección estratégica forma parte de la dirección empresarial. Es más, su función es formular y poner en marcha la estrategia. Por este motivo es necesario definir unos niveles estratégicos y desarrollar determinadas etapas para definir el proceso de la dirección estratégica empresarial.

A nadie se le escapa hoy en día que el mundo del siglo XXI es un escenario global, donde el mercado es un juego de todos contra todos. En este contexto, la estrategia empresarial es el elemento de dirección de la actuación de la empresa fundamental.

En la estrategia empresarial se definen aspectos muy importantes de la vida de la empresa, como, por ejemplo, la misión y los objetivos que persigue, el ámbito competitivo en el que se trabaja o el modo de dar coherencia a todas las actuaciones de la empresa.

“Estrategia es aquello que realmente se quiere lograr”.


-Jorge González Moore

Adaptación, clave de la dirección estratégica

El éxito de la dirección estratégica radica en la capacidad de adaptarse al medio y lograr resultados mejores y más estables que la competencia. Esto implica definir la misión y los objetivos y realizar un análisis externo e interno, así como formular las estrategias y elegir cuál es la que hay que desarrollar y poner dicha estrategia en marcha y controlar que todo se desarrolla convenientemente.

Por lo tanto, todo este proceso se inicia con la definición de la misión y los objetivos de la empresa. Esto permite orientar las actuaciones hacia los fines establecidos por la dirección empresarial. En consecuencia, en este punto es fundamental desarrollar planteamientos éticos en los fines y objetivos. Esto dará lugar a la aceptación social necesaria para el éxito de la estrategia a largo plazo.

Objetivos de la dirección estratégica empresarial

Así, en el análisis y formulación de una estrategia empresarial y su implantación posterior deben tener en cuenta dos factores. Por un parte, hay que considerar los factores de oportunidad respecto de su entorno competitivo. Por otra, no hay que olvidar la integración de estos con la diagnosis de su situación económica y con el conjunto de objetivos y reglas que orienten el funcionamiento de la empresa.

Es decir, esto implica la utilización de una metodología adecuada. Casi todas las propuestas al respecto consideran la dirección estratégica como un proceso con una serie de fases que deben desarrollarse con un determinado orden.

Libro relacionado

La dirección estratégica de la empresa: Teoría y Aplicaciones (5ª ed.), de Luis A. Guerras Martín y José E. Navas López, José E.

Planteamiento de los objetivos generales de la empresa


En relación a lo anterior, cabe decir que, dentro de este proceso, es fundamental el planteamiento de los objetivos generales de la empresa. El problema radica tanto en la identificación de los objetivos que hay que conseguir como en saber quién debe establecerlos. En cuanto a la identificación de los objetivos, en la actualidad ha tomado forma la teoría de creación de valor como objetivo de la empresa.

Por otra parte, en lo referente a la determinación de quién fija los objetivos, surge el problema de la discrecionalidad de la dirección con respecto a la propiedad a la hora de tomar este tipo de decisiones. Por esto es importante tener en cuenta los mecanismos que tiene la propiedad para controlar el establecimiento de los objetivos empresariales por parte de los directivos.

Misión y valores: Ética y estrategia


A la hora de hablar de los objetivos empresariales, no podemos olvidar el análisis de la misión y los valores de la empresa como expresión general de los principios fundamentales sobre los que fundamenta sus actuaciones. Es decir, la empresa establece la esencia de su negocio y las metas de futuro a través de la definición de la misión y el propósito estratégico.

Teniendo esto en cuenta, podemos decir que la legitimación de la actuación de la empresa y su valoración por parte de la colectividad se consigue cuando esta asume unos principios de actuación éticos.

La relación entre la ética y la estrategia en la empresa no se limita a la eliminación de estrategias contrarias a la ética, sino que se orienta hacia las estrategias con punto clave hacia el éxito que serán los valores positivos desde el punto de vista ético.  Un alto nivel de ética empresarial supone una gran ambición por conseguir un alto grado de eficacia. Así una estrategia de alta eficacia proporcionaría los medios para una ética exigente, y viceversa.

“La dirección estratégica es el procedimiento a través del cual las organizaciones analizan y aprenden de sus entornos interno y externo, dictan la dirección estratégica, crean estrategias destinadas a la consecución de los objetivos establecidos y ejecutan dichas estrategias, todo ello destinado a satisfacer las exigencias de una parte clave de la organización: los ‘stakeholders’ (grupos de interés)”.

-Jeffrey S. Harrison y Caron H. St. John
Libro relacionado

Ética empresarial: Ideas, reflexiones y casos, de Enrique Campomanes Calleja, Luis Díaz Marcos, et ál.

Bibliografía

Bueno Campos, E., Morcillo Ortega, P., & Salmador Sánchez, M. (2006). Dirección estratégica. Madrid: Ediciones Pirámide.

Durmaz, Y. y Düsün, Z.P. (2016). Importance of Strategic Management in Business. Expert Journal of Business and Management, Volume 4, Issue 1, pp.38-45.

Guerras Martín, L., Navas López, J., y López Sáez, P. (2011). La dirección estratégica de la empresa. Cizur Menor (Navarra): Thomson-Civitas.

Jiménez Quintero, J., & Aldeanueva Fernández, I. (2018). Dirección estratégica internacional. Madrid: Ediciones Pirámide.

Harrison, J., y St.John, C. (2009). Fundamentos de la dirección estratégica. Madrid: Thompson.

Johnson, G., Scholes, K., Whittington, R., Blanco Mazagatos, V., y Moreno López, Y. (2011). Dirección estratégica. Madrid: Pearson Prentice Hall.

Nag, R., Hambrick, D., y Chen, M. (2007). What is strategic management, really? Inductive derivation of a consensus definition of the field. Strategic Management Journal28(9), 935-955. doi: 10.1002/smj.615