El objetivo de la dirección estratégica empresarial es formular una estrategia para la empresa y ponerla en marcha. Según esto, las funciones de la dirección estratégica incluyen el desarrollo y la movilización de los recursos disponibles en la organización, la coordinación de estos recursos de una manera óptima y la creación de de valor.

Como parte de la dirección empresarial, la dirección estratégica se ocupa de formular e implantar la estrategia. Para ello moviliza los recursos de la organización y abordan la creciente complejidad de las empresas y del entorno.

El proceso de dirección estratégica requiere una planificación, un proceso continuo de toma de decisiones, decidiendo por adelantado qué hacer, cómo hacerlo, cuándo hacerlo y quién lo va a hacer.

Esta toma de decisiones estratégicas es función y responsabilidad de directivos de todos los niveles de la organización. No obstante, la responsabilidad final corresponde a la alta dirección. Es esta quien establecerá la visión, la misión y la filosofía de la empresa.

“Ninguna empresa puede tener éxito sin estar debidamente organizada”.


– James Cash Penny

Características de la dirección estratégica

Según Cuervo García, la dirección estratégica se caracteriza por:

  • la incertidumbre sobre el entorno, el comportamiento de los competidores y las preferencias de los clientes,
  • la complejidad derivada de las distintas formas de ver el entorno, la interrelación del entorno con la empresa, y
  • los conflictos organizativos entre los que toman las decisiones y los que se afectados por ellas.

Objetivos y funciones de la dirección estratégica

En este contexto incierto, complejo y conflictivo, una de las principales funciones de dirección estratégica es ocuparse formular e implantar la estrategia. Ello implica que, para lograr los objetivos, es necesario movilizar los recursos de la empresa.

Esto supone desarrollar tres funciones básicas:

  • desarrollo y movilización de los recursos y capacidades de la empresa,
  • coordinación de los diferentes recursos para que estén disponibles, y
  • búsqueda de rentas empresariales (creación de valor)

Componentes básicos de la estrategia

La dirección estratégica debe identificar los componentes básicos de la estrategia para definirla. Menguzzato y Renau proponen los siguientes:

1. Campo de actividad: Para delimitar el campo de actividad de la empresa es necesario establecer su relación productiva con el entorno socioeconómico a través de la definición de los diferentes negocios en los que participa.

2. Capacidades distintivas: La definición de las capacidades distintas debe incluir tanto los recursos como las habilidades de la empresa para dar respuesta a los retos del entorno.

3. Ventajas competitivas: Las ventajas competitivas son las características que diferencian a la empresa de la competencia, bien por la reducción de los costes de sus productos o por su mejor posicionamiento para la obtención de mayores rentas.

4. Efecto sinérgico: El efecto sinérgico supone la búsqueda y explotación de interrelaciones entre distintas actividades, recursos, habilidades, etc. de la empresa para la creación de más valor del que se lograría con la actuación separada de estos elementos.

El papel de la dirección estratégica en el ámbito empresarial

 Cuervo García hace las siguientes reflexiones sobre el papel de la dirección estratégica en el ámbito empresarial.

Por una parte, explica que el proceso de dirección estratégica está afectado por los valores y las expectativas de los líderes empresariales y de los grupos que se relacionan con la empresa y que tratan de influir en ese proceso.

Por otra parte, recalca que las condiciones de incertidumbre, complejidad y conflicto en los que se enmarca el proceso de dirección estratégica hacen difícil articular este proceso.

“La estrategia es la herramienta que permite intervenir en el futuro para amoldarlo a nuestras necesidades y aspiraciones”.


-Jorge González Moore
Bibliografía

Cuervo García, A., y López Moreno, M. (1995). Dirección de empresas de los noventa. Madrid: Cívitas.

Guerras Martín, L., Navas López, J., y López Sáez, P. (2011). La dirección estratégica de la empresa. Cizur Menor (Navarra): Thomson-Civitas.

Hill, C., y Jones, G. (2013). Strategic management. Mason, OH: South-Western, Cengage Learning.

Menguzzato, M., & Renau Piqueras, J. (1992). La dirección estratégica de la empresa. Barcelona: Ariel.

Nag, R., Hambrick, D., y Chen, M. (2007). What is strategic management, really? Inductive derivation of a consensus definition of the field. Strategic Management Journal28(9), 935-955. doi: 10.1002/smj.615