La dirección estratégica es el proceso de naturaleza compleja a través del cual los gerentes realizan esfuerzos para garantizar la adaptación a largo plazo de la organización al entorno. El proceso de gestión estratégica ayuda a los directivos a evaluar la situación actual de la empresa, trazar estrategias, implementarlas y analizar la efectividad de esas estrategias implementadas.

El objetivo de la dirección estratégica empresarial es utilizar y crear nuevas y diferentes oportunidades para el futuro. Para ello formula, implementa y evalúa decisiones que faciliten que una organización cumpla sus objetivos.

En este sentido, la naturaleza de la dirección estratégica es diferente de otras facetas de la gestión. Esto se debe a que exige conocer a fondo el “panorama general”, así como la realización de una evaluación racional de las opciones futuras.

“La estrategia es la herramienta que permite intervenir en el futuro para amoldarlo a nuestras necesidades y aspiraciones”.


-Jorge González Moore

Evolución de los sistemas de dirección en la empresa

En el estudio de la naturaleza de la dirección estratégica es necesario ver cómo han evolucionado los diferentes sistemas de dirección empresarial. Por eso, comprender esta evolución es fundamental para entender el concepto actual de dirección estratégica en la empresa.

Por lo tanto, para comprender el concepto actual de dirección estratégica es necesario conocer la evolución de los sistemas de dirección empresarial. En este sentido, hay que tener en cuenta que el entorno y su evolución condicionan los sistemas de dirección en la empresa. Por ello es necesario comprender concepto de estrategia. Esto implica entender la evolución de los sistemas de dirección y entender la forma en que se han planteado y resuelto los problemas.

Para entender esta evolución hay que tener en cuenta dos claves. Por una parte, hay que entender la evolución significativa del entorno. Por otra, hay que tener en cuenta la atención cada vez mayor al entorno, lo que implica una consideración creciente de las contingencias.

Desde que la dirección empresarial nació como tal ha pasado por cuatro etapas.

  1. La primera etapa fue la dirección por control. En esta etapa la dirección empresarial estaba centrada en el corto plazo y en los aspectos internos de eficiencia, así como en la que los resultados dependían de una asignación adecuada de los recursos.
  2. En un segundo momento se practicó la dirección por extrapolación. Durante esta segunda etapa se planificaba a largo plazo en función de los resultados obtenidos.
  3. En la tercera etapa se llevó a cabo una dirección por anticipación. Durante esta etapa se anticipaba la estrategia en función de la evolución del entorno
  4. Por último apareció la dirección a través de respuestas flexibles y rápidas. Esta etapa representa el modelo actual. Durante esta etapa la dirección estratégica tiene bien presente que es necesario estar atento para detectar los cambios con rapidez y dar respuestas rápidas.

Elementos básicos de la dirección estratégica

Otro aspecto importante que hay que tener en cuenta es que es necesario conocer la definición de los elementos básicos de la dirección estratégica para poder delimitar su campo de estudio. Estos elementos son los siguientes: el concepto de estratégica aplicado a la dirección estratégica empresarial, el proceso de dirección estratégica, los niveles de la estrategia y el concepto unidad estratégica de negocio.

Concepto de estrategia


El concepto de estrategia aplicado al ámbito empresarial nació en los años 60. Desde entonces ha ido evolucionando acorde a la evolución de los sistemas de dirección.

Así, se puede decir que la estrategia es la forma de vincular e insertar a la empresa con el medio exterior. En este sentido, es un proceso interactivo entre la empresa y el entorno, en el cual otra empresas o agentes compiten con sus propias estrategias por recursos, clientes o rentabilidad.

Por lo tanto, en este escenario, el objetivo de la estrategia es hacer a la empresa más competitiva para atender a los objetivos de los grupos de interés. Dicho grupos incluyen no solo a los accionistas, a los directivos y a los trabajadores. También hay que tener en cuenta a los clientes y a la sociedad en general.

La dirección estratégica


La dirección estratégica es un proceso que se encamina hacia la consecución y mantenimiento de una ventaja competitiva que permita a la empresa continuar en el mercado.

Para conseguir esta ventaja competitiva, la empresa no puede perder de vista que esta es una organización que implica un conjunto complejo de personas, recursos, procesos, culturas, etc. y que se encuentra en un entorno en continuo cambio.

Por ello, la dirección de la empresa debe primero conocer hacia qué objetivos encaminarse. Así después podrá dirigir y coordinar todos los esfuerzos para alcanzar dichas metas.

Niveles de la estrategia


Otra cuestión importante es distinguir los diferentes niveles de actuación estratégica, especialmente en empresas diversificadas. Se distinguen tres niveles: estrategia corporativa o de empresa, estrategia competitiva o de negocio y estrategias funcionales.

Los diferentes niveles de la estrategia se corresponden con distintos aspectos de un mismo problema estratégico. Además, están vinculados con los diferentes niveles de responsabilidad organizativa, de tal modo que las estrategia superiores condicionan a las inferiores.

Por lo tanto, es necesario que exista interacción, coherencia y coordinación entre los diferentes niveles para el éxito de la estrategia.

Unidad Estratégica de Negocio (UEN)


Otro de los elementos básicos de la dirección estratégica que hay que conocer es el concepto de Unidad Estratégica de Negocio. Se entiende por Unidad Estratégica de Negocio (UEN) el conjunto homogéneo de actividades o negocios para los que es posible formular una estrategia propia diferente de la de otras actividades de la empresa.

La formulación de diferentes unidades estratégicas de negocios es muy importante en dirección estratégica empresarial. Esto es así porque:

  1. No existe un posición competitiva global, sino posiciones competitivas diferentes para cada UEN.
  2. La definición de diferentes UEN se debe a que el entorno competitivo específico es diferente para cada una, por lo que se requieren actuaciones diferentes.
  3. Cada negocio con factores de éxito propios requiere competencias distintas, por lo que diferenciarlos es absolutamente necesario.

Para diferenciar las diferentes UEN es necesario atender a diferentes criterios. Dicho criterios se basan en las características de los productos, los mercados y los procesos de producción.

El proceso de dirección estratégica

El análisis y formulación de una estrategia empresarial y su implantación posterior debe tener en cuenta dos factores. Por una parte, debe considerar los factores de oportunidad respecto de su entorno competitivo. Por otra, debe tener en cuenta la integración de estos con el análisis de su situación económica y con el conjunto de objetivos y reglas que orienten el funcionamiento de la empresa. Esto implica la utilización de una metodología adecuada.

Casi todas las propuestas al respecto consideran la dirección estratégica como un proceso con una serie de fases que deben desarrollarse con un determinado orden.

En relación a esto, en general se considera que el proceso global de la dirección estratégica está integrado por tres grandes fases. Estas fases son tres: análisis estratégico, formulación de estrategias e implantación de estrategias.

Hay que tener en cuenta que es necesario que exista una aportación de información continua a lo largo de todo el proceso para que se produzca una constante interacción de los elementos que están presentes en cada una de las partes.

Por otra parte, la estrategia es estudiada por diferentes escuelas, cada una de ellas desde un punto de vista diferente, y un objeto de estudio e intereses propios. En cualquier caso, es necesario que exista una visión integradora del proceso de dirección estratégica que equilibre la importancia de los aspectos económico-racionales y los organizativos.

“La tarea de la empresa consiste en examinar sus costos y desempeños en cada una de las actividades que crean valor, y buscar formas de mejorarlas”.


-Philip Kotler
Bibliografía

Bueno Campos, E., Morcillo Ortega, P., y Salmador Sánchez, M. (2006). Dirección estratégica. Madrid: Ediciones Pirámide.

Guerras Martín, L., Navas López, J., y López Sáez, P. (2011). La dirección estratégica de la empresa. Cizur Menor (Navarra): Thomson-Civitas.

Harrison, J., y St.John, C. (2009). Fundamentos de la dirección estratégica. Madrid: Thompson.

Hill, C., y Jones, G. (2013). Strategic management. Mason, OH: South-Western, Cengage Learning.

Johnson, G., Scholes, K., Whittington, R., Blanco Mazagatos, V., y Moreno López, Y. (2011). Dirección estratégica. Madrid: Pearson Prentice Hall.

Nag, R., Hambrick, D., y Chen, M. (2007). What is strategic management, really? Inductive derivation of a consensus definition of the field. Strategic Management Journal28(9), 935-955. doi: 10.1002/smj.615