El concepto de UEN, o unidad estratégica de negocio, es muy importante en dirección estratégica empresarial y en la planificación estratégica, ya que ayuda a desarrollar la estrategia de manera coordinada y coherente.

Una UEN o unidad estratégica de negocio es un grupo de servicios o productos que comparten un conjunto común de clientes, un conjunto común de competidores, una tecnología o enfoque común, así como factores claves comunes para el éxito. 

El concepto de UEN se origina en 1973. Durante este año la General Electric implementa este tipo de organización para facilitar el proceso de planificación estratégica, debido a su alto grado de complejidad y diversidad de productos.

Podemos decir que una unidad estratégica de negocio (UEN) es un conjunto homogéneo negocios desde el punto de vista estratégico para los que es posible formular una estrategia común y al mismo tiempo diferente a la estrategia adecuada para otras actividades.

“La UEN debe convertirse en un centro de ganancias genuino, totalmente responsable de su propia rentabilidad”.

-Luis del Prado

Concepto de Unidad Estratégica de Negocio (UEN)

Para desarrollar el análisis estratégico y desarrollar una estrategia empresarial en una empresa diversificada es necesario subdividir dicha empresa en unidades estratégicas. Esta subdivisión es útil para comprender mejor su realidad particular y tomar decisiones adecuadas. Estas unidades estratégicas deben definirse manteniendo un equilibrio a la hora de diferenciarla las distintas estrategias de negocio.

Según Menguzzato y Renau, se entiende por unidad estratégica de negocio al conjunto homogéneo de actividades o negocios desde el punto de vista estratégico, de modo que es posible formular una estrategia común, pero diferente, de la estrategia adecuada para otras UEN. La estrategia de cada UEN es autónoma, pero no independiente de las otras UEN, ya que se integran en una misma estrategia de la empresa.

Entendido de este modo, podemos considerar que la empresa es un conjunto de distintas UEN, cada una de las cuales ofrece unas oportunidades de crecimiento y rentabilidad diferentes, y que exigen un planteamiento diferente.

Cada una de estas unidades estratégicas de negocios son grupos de servicios o productos que comparten un conjunto común de clientes, un conjunto común de competidores, una tecnología o enfoque común, así como factores claves comunes para el éxito.

Ideas básicas

En el concepto de unidad estratégica de negocio se combinan cuatro ideas básicas. Para empezar, en una empresa con varias actividades o negocios no debe haber una posición competitiva global de la empresa, sino una posición competitiva en cada actividad.

En segundo lugar, cada actividad se desarrolla en un entorno competitivo específico, por lo que requiere competencias distintas. Por lo tanto, hay que plantear una situación de decisión y acción diferentes en cada una.

La tercera idea importante es que puede haber similitud en algunos factores de éxito necesarios entre una actividad y otra. Por ello es posible reagrupar estas actividad para poder aprovechar las posibles sinergias. De este modo se puede evitar que se multipliquen el número de situaciones diferentes en la empresa.

Por último, hay que considerar que el objetivo de establecer diversas unidades estratégica de negocio es, por un parte, identificar los factores clave para conseguir el éxito en cada una de las actividades diferenciadas y, por otra, establecer la similitudes y diferencias internas y externas que pueden aparecer en los diferentes negocios.

Acostumbrábamos a tener lo que he denominado varios “mini-negocios” que estaban en distintas partes de la compañía. Por ejemplo, nuestros negocios de postres se encontraban dispersos en dos o tres divisiones y lo mismo pasaba con nuestros negocios de bebidas. Las razones de esta situación eran principalmente históricas en esencia, derivadas de cuando se hizo la adquisición de los negocios.

El concepto de la unidad estratégica de negocios permitió establecer una razón y una justificación inmejorables para combinar estos negocios claramente relacionados; pero aislados, en UEN individuales. Esto nos permitió ver cada uno de estos negocios con el suficiente detalle, como una sola entidad, para desarrollar estrategias coherentes y para asignar nuestros recursos de manera inteligente. Richard Hammermesh

Identificación de unidades estratégicas de negocio: Segmentación

A la hora de realizar una segmentación estratégica en una empresa, los criterios que suelen utilizarse están relacionados con las características de los productos de la empresa, con los mercados donde opera y con el proceso de producción que se emplea.

Dimensiones para la segmentación de las UEN


En este sentido, podríamos decir que la identificación de las UEN  puede hacerse a partir de estas tres dimensiones:

  1. Grupos de clientes: Se refiere al tipo de clientela a la que va destinado el producto o servicio.
  2. Funciones:  Hace referencia a las necesidades cubiertas por el producto o servicio.
  3. Tecnología:  Es la forma en la que la empresa cubre la necesidad de la clientela por medio del producto o servicio.

¿Por qué es útil y necesario definir unidades estratégicas de negocio?

La subdivisión de la empresa diversificada en diferentes unidades estratégicas de negocio (UEN) ayuda a comprender mejor su realidad particular y así tomar decisiones con más elementos de juicio.

La ventaja de las unidades estratégicas de negocio es que es posible definir estrategias apropiadas para cada grupo de actividades de la empresa de forma autónoma, pero a su vez dependiente de las otras UEN. De este modo, todas estas estrategias se integran en la estrategia general de la organización.

Así, cada unidad estratégica de negocio puede explotar al máximo las oportunidades de rentabilidad y crecimiento que ofrece a la empresa y puede tener un planteamiento competitivo diferente.

Unidad estratégica de negocio e innovación

Desde el punto de vista de la innovación, la creación de unidades estratégicas de negocio puede llegar a ser un mecanismo eficiente para el apalancamiento y el fortalecimiento de las capacidades competitivas de las empresas.

Del mismo modo, una nueva UEN puede ser  una herramienta que permite el crecimiento de la productividad y que implica el establecimiento de estrategias innovadoras.

La transformación de una estructura jerárquica convencional en una estructura organizada en unidades estratégicas de negocio puede contribuir a incrementar el desempeño innovador de la empresa en la medida en que se incorporan atributos propicios como una estructura más plana, descentralización y autonomía.

Además, según la empresa vaya logrando que las UEN tengan un alto grado de autonomía y flexibilidad, estas podrán responder rápidamente a los cambios en factores externos. Estos factores externos incluyen el mercado, la tecnología o la demanda. De ese modo se podrá incrementar el nivel de innovación, lo que mejorará sus posibilidades de aumentar la ventaja competitiva a largo plazo.

Específicamente, la correcta implementación de las UEN puede contribuir a incrementar su desempeño innovador que se pude concretar en acceso a nuevos mercados, el desarrollo de nuevos productos, o generación de activos de propiedad intelectual, entre otros.


“La tarea de la empresa consiste en examinar los costos y desempeños en cada una de las actividades que crean valor y buscar formas de mejorarlas”.


-Philip Kotler
Bibliografía

Abell, D. (1980). Defining the business. Englewood Cliffs, NJ: Prentice Hall.

Cuervo García, A., y López Moreno, M. (1995). Dirección de empresas de los noventa. Madrid: Cívitas.

Hamermesh, R. (1986). Making strategy work. New York: Wiley & Sons.

Menguzzato, M., y Renau Piqueras, J. (1992). La dirección estratégica de la empresa. Barcelona: Ariel.